Ambito actuación

La zona regable comprendida en el sistema hidráulico Yesa-Bardenas está constituida por un extenso territorio que se extiende de norte a sur desde el pre-pirineo hasta el río Ebro, y de este a oeste desde el río Aragón hasta el río Arba de Biel.

El ámbito de actuación es interprovincial, comprendiendo las provincias de Navarra y Zaragoza, coadministrando conjuntamente con la Confederación Hidrográfica del Ebro la distribución del agua entre los distintos usuarios : 24 Comunidades de Regantes de Base (81.107,64 Has en el año 2006), 41 núcleos de población, así como a las granjas e industrias de la zona regable del sistema.

En el año 2006 el total de la superficie regable puesta en riego ha sido de 81.107,64 Has, 18.941,61 Has (23,35%) en la provincia de Navarra y 62.166,03 Has (76,65%) en la de Zaragoza, suministrando a un conjunto de poblaciones que suman 54.777 habitantes, estando en fase de pruebas el proyecto de abastecimiento de la ciudad de Zaragoza y su entorno (46 poblaciones mas) desde el sistema de Bardenas, a través de la Acequia de Sora, lo que va a suponer a corto plazo el abastecimiento a una población de 800.000 habitantes.

La superficie puesta en riego actualmente se compone de los regadíos correspondientes a la primera parte del Plan Coordinado de Obras de Bardenas, de regadíos tradicionales y a parte de la segunda parte de dicho Plan. Con la transformación del resto de superficie con derecho a riego perteneciente a la segunda parte del Plan Coordinado de Bardenas, la superficie total regable del sistema oscilará sobre las 100.000 Has.

Este extenso territorio conserva las huellas históricas de los antiguos reinos de Navarra y Aragón, en el que se establecieron asentamientos gracias al agua y al regadío. Los ríos Aragón, Riguel y Arbas, junto con las balsas, producen verdaderos oasis en el paisaje semidesértico de la Bardena navarro-aragonesa y de la Comarca de las Cinco Villas. A los cauces naturales se suma la red de canales del sistema hidráulico Yesa-Bardenas, para colonizar un vasto territorio, asentar población y crear riqueza.

El paisaje desértico de Bardenas y Cinco Villas se ha enriquecido con el riego. A los tradicionales campos de cereal, se han sumado cultivos herbáceos extensivos como maíz, alfalfa o girasol y también cultivos hortícolas como tomate o pimiento, así como el arroz, cultivo que en los últimos años ha protagonizado un impulso considerable. En la actualidad es el cultivo de la vid la que renace tímidamente en Cinco Villas.

La construcción del embalse de Yesa, que regula el río Aragón, y el Canal de Bardenas, que transporta el agua, marcan la historia reciente de Bardenas y Cinco Villas. El agua regulada ha sido factor de impulso y estabilidad demográfica, económica y social. El agua ha permitido conquistar el desierto, sumar nuevos pueblos a las villas históricas y dar alternativas para el desarrollo con la agricultura, la ganadería, la industria y los servicios, así como la mejora de la calidad de vida a la población. Hoy, Bardenas y Cinco Villas se esfuerzan por seguir creando huellas de vida y echar raíces para el desarrollo de las generaciones venideras.


Gracias a este servicio podrás recibir información fresca y actual relacionada con los contenidos de la Comunidad General. Por favor, introduce tu nombre y tu e-mail.